Angustia o depresion  ¿Tiene Usted Depresión? Test de Depresión Dr.Rozados depresión
Angustia o depresion









¿Angustia o depresión?:

La paciente, una mujer de cincuenta y cinco años, madre de tres adolescentes, ha estado en el consultorio quejándose con frecuencia de malestares somáticos imprecisos y variables. Está inquieta, moviendo su cuerpo – y sus pensamientos– en forma espasmódica e inconexa; refiere que “el corazón late demasiado rápido”, que tiene dificultad para conciliar el sueño, que está “nerviosa todo el tiempo”. Sus manos están pegajosas y húmedas, y su frecuencia cardíaca está levemente aumentada; por lo demás su examen físico –nuevamente– no presenta nada llamativo. La paciente obviamente está angustiada. ¿Pero es su angustia una enfermedad en sí misma o un síntoma de depresión? Si la angustia es una enfermedad ¿se presenta sola o coexiste con la depresión? Sin embargo, es más habitual que el paciente presente síntomas de ansiedad como parte de la constelación global de síntomas que conducen al diagnóstico de depresión. La angustia es fácilmente detectable, mientras que la depresión primaria pasa desapercibida.

Los pacientes con depresión endógena se presentan más frecuentemente con síntomas de angustia que con el estado de ánimo deprimido, pero casi todos los pacientes deprimidos también están ansiosos. Es así como la angustia es habitualmente la reacción del paciente ante el comienzo o exacerbación de la depresión. La falta de capacidad del paciente deprimido para manejar las exigencias habituales de la vida crea los síntomas de ansiedad – temor, tensión, aprensión – y los síntomas somáticos concomitantes. En algunos pacientes, la sintomatología de la ansiedad domina el curso de la enfermedad depresiva durante todo su curso. Ese tipo de depresión generalmente se denomina “depresión ansiosa”. Más a menudo, los síntomas de ansiedad, a pesar de estar presentes durante todo el episodio de depresión, dominan el perfil sintomatológico sólo al comienzo de la enfermedad depresiva. Una crisis aguda de angustia puede ser el primer signo manifiesto – o reconocido - de la enfermedad depresiva, pero la siguiente evolución de la depresión puede incluir pocos síntomas de ansiedad o angustia.

Dado que la angustia se superpone tan frecuentemente a la depresión, o coexiste con ella, los pacientes son mal diagnosticados como padeciendo una “angustia primaria”. Y muchos pacientes que son mal diagnosticados son tratados, entonces, por la “angustia” mediante un tranquilizante o ansiolítico. Cuando se trata la ansiedad, como un síntoma de depresión, mediante un ansiolítico, lo mejor que puede esperarse es un alivio de corta duración de algunos de los componentes de la sintomatología de angustia. Con demasiada frecuencia puede observarse que el empleo de tranquilizantes en esos casos profundiza la depresión, permitiendo que emerjan las manifestaciones más graves de la patología depresiva. La depresión puede asentarse más aún y ser más difícil de tratar; el paciente desconfía más de futuros tratamientos y se torna más temeroso, con profundización de las ideas de ruinas y desesperanza. Los pacientes en quienes coexisten las enfermedades de angustia y depresión no presentan mayores riesgos por el tratamiento con un tranquilizante, pero rara vez son aliviados, y a que necesitan más que un tranquilizante.

Cuando se descubren síntomas de angustia en un paciente, es importante tener en cuenta que la angustia o ansiedad pueda formar parte de la estructura de la depresión. Incluso, cuando está claro el diagnóstico de angustia primaria, puede considerarse la posibilidad de una depresión coexistente. El médico debe tener presente la intrincada relación entre angustia y depresión para poder proporcionar el tratamiento más efectivo. Se indica el tratamiento antidepresivo cuando la ansiedad o angustia es un síntoma de la depresión y habitualmente es el tratamiento más adecuado cuando coexisten la ansiedad y la depresión

                       

1. Pacientes con síntomas de ansiedad y de depresión pero que no cumplen con los criterios diagnósticos operativos actuales de trastornos de ansiedad o de los trastornos del humor.

2. Pacientes con trastornos de ansiedad o con trastorno depresivo, asociados respectivamente a síntomas depresivos o a síntomas ansiosos.

                        3.     Pacientes que cumplen los criterios de ambos diagnósticos: trastorno depresivo y trastorno de ansiedad

 

 






Ultima actualización: Thu 27th 2014f November 2014 por Diseño Web Rednodo.com

*