EL DIAGNOSTICO DE LA DEPRESIÓN  ¿Tiene Usted Depresión? Test de Depresión Dr.Rozados depresión









EL DIAGNOSTICO DE LA DEPRESIÓN:

El diagnóstico de la depresión, como el de cualquier entidad médica, consiste en recopilar y organizar información junto con un alto índice de sospecha y de intuición fundada-. Por supuesto, como primer paso, el médico debe conocer los síntomas de la enfermedad –la tríada de expresión de la depresión: somática, emocional y psíquica. Luego, el médico debe aprender cuándo, cómo y dónde debe buscar los síntomas de depresión; debe aprender cuándo tener en cuenta la depresión.

Por supuesto, algunos pacientes parecen tener una forma “pura” de depresión sin relación alguna con síntomas físicos. Pero la mayoría de los pacientes deprimidos que son vistos por el médico general presentan una depresión relacionada, de alguna manera, con padecimientos físicos. Este es el motivo por el cual consultan a un médico de atención primaria.

Todos estos pacientes, no importa que relación guarde su depresión con una enfermedad física, expresan su depresión casi de la misma manera: por supuesto a través de sus síntomas, pero también a través de la forma en la cual se presentan, la forma en la cual caminan y hablan, y se ven y se visten. Y todos hablan el lenguaje de la depresión, un lenguaje que el médico debe aprender a entender. Algunos pacientes en la primera entrevista muestran un indicio de depresión que, de no haber tenido un elevado índice de sospecha, se hubiese pasado por alto. El tipo de depresión que presentan está oculto, enmascarado por síntomas atípicos. Pero si el médico conserva un elevado índice de sospecha y recuerda el espectro de síntomas depresivos, puede llegar al diagnóstico, incluso en estos pacientes.

Como en cualquier otra patología médica, se requiere una historia clínica para juntar la información diagnóstica necesaria. Para la depresión, la historia clínica se amplía algo, se concibe de una manera algo diferente y se hace un interrogatorio más profundo sobre la situación vital del paciente, incluyendo el concepto de vida que tiene y cualquier intento de suicidio. Una vez que el médico sabe qué buscar, qué escuchar, a quién mirar, es menos difícil arribar al diagnóstico de depresión. A veces la depresión es el único diagnóstico que cabe ante un complejo de síntomas aparentemente no relacionados.

Errores habituales en el diagnóstico:

1. Con frecuencia se confunde la depresión ansiosa con la neurosis de angustia, y se la trata con tranquilizantes menores, inefectivos o que profundizan la depresión. El error diagnóstico es especialmente común en los pacientes de mayor edad, por lo tanto, si un paciente de edad madura o mayor, sin antecedentes emocionales o psiquiátricos previos, se presenta con agitación precedida por un prolongado período de tensión, debe sospecharse depresión.

2. Con frecuencia se pasa por alto el diagnóstico de depresión en los pacientes que sólo refieren trastornos del sueño y piden un sedante. El médico acepta frecuentemente el diagnóstico dado por el paciente y se conforma sin interrogar para obtener información de otros síntomas de depresión. Todos los pacientes con trastornos del sueño deben ser interrogados sobre la presencia de trastornos del estado anímico.

 

 






Ultima actualización: Thu 27th 2014f November 2014 por Diseño Web Rednodo.com

*