¿Tiene Usted Depresión? Test de Depresión Dr.Rozados depresión









Escala de Zung

DESCRIPCION

La Escala Autoaplicada de Depresión de Zung (Self-Rating Depression Scale, SDS), desarrollada por Zung en 1965, es una escala de cuantificación de síntomas de base empírica y derivada en cierto modo de la escala de depresión de Hamilton, ya que al igual que ella da mayor peso al componente somático-conductual del trastorno depresivo. Fué probablemente una de las primeras en validarse en nuestro país (Conde y cols. 1970) y ha tenido una amplia difusión

.
Estos datos serán utilizados únicamente con éste propósito, sin ser facilitados a ninguna otra entidad ni utilizados para el envío de ningún otro tipo de información ajena a lo solicitado

  

1. Me siento abatido y melancólico.
2. En la mañana es cuando me siento mejor.
3. Tengo accesos de llanto o deseos de llorar.
4. Me cuesta trabajo dormirme en la noche.
5. Como igual que antes.
6.Mantengo mi deseo, interés sexual y/o disfruto de las relaciones sexuales.
7. Noto que estoy perdiendo peso.
8.Tengo molestias de estreñimiento.
9. El corazón me late más aprisa que de costumbre.
10. Me canso aunque no haga nada.
11.Tengo la mente tan clara como antes.
12. Me resulta fácil hacer las cosas que acostumbraba hacer.
13. Me siento intranquilo y no puedo mantenerme quieto.
14.Tengo esperanza en el futuro.
15.Estoy más irritable de lo usual.
16. Me resulta fácil tomar decisiones.
17. Siento que soy útil y necesario.
18. Mi vida tiene bastante interés.
19.Siento que los demás estarían mejor si yo muriera.
20. Todavía disfruto con las mismas cosas que antes disfrutaba.

Es una escala autoaplicada formada por 20 frases relacionadas con la depresión, formuladas la mitad en términos positivos y la otra mitad en términos negativos. Tienen gran peso los síntomas somáticos y los cognitivos, con 8 items para cada grupo, completándose la escala con dos items referentes al estado de ánimo y otros dos a síntomas psicomotores.

El paciente cuantifica no la intensidad sino solamente la frecuencia de los síntomas, utilizando una escala de Likert de 4 puntos, desde 1 (raramente o nunca) hasta 4 (casi todo el tiempo o siempre). El marco temporal no está claramente establecido, y así en unas versiones se le pide al paciente que evalúe la frecuencia de los síntomas de modo indeterminado o con una expresión tal como “recientemente”1, en otras se hace referencia a “su situación actual” 2, o a la semana previa 3.

INTERPRETACION

La escala de Likert de cada item puntúa de 1 a 4 para los de sentido negativo, o de 4 a 1 para los de sentido positivo; el rango de puntuación es de 20 – 80 puntos. El resultado puede presentarse como el sumatorio de estas puntuaciones, o como puntuación normalizada (suma de las puntuaciones de cada item expresada como porcentaje de la máxima puntuación posible), oscilando en este caso el rango de valores entre 20 y 100.

En la bibliografia anglosajona 1, 4-5 se utiliza la puntuación normalizada, con los siguientes puntos de corte:

No depresión £ 50 (£ 40 puntos)

Depresión leve 51-59 (41-47 puntos)

Depresión moderada 60-69 (48-55 puntos)

Depresión grave > 69 (> 55 puntos)

En nuestro medio se utilizan de forma indistinta ambos sistemas, el de puntuación normalizada 6-7, y el de puntuación total 2, 8-10, con diferentes propuestas en lo que respecta a los puntos de corte. Conde y cols2 proponen los siguientes puntos de corte:

No depresión < 35 (< 28 puntos)

Depresión leve 36-51 (28-41 puntos)

Depresión moderada 52-67 (42-53 puntos)

Depresión grave > 68 (> 53 puntos)

Otros autores han utilizado categorizaciones distintas. Así, Seva-Diaz A. (1982) 8, propone la siguiente categorización:

No depresión < 40 (< 32 puntos)

Depresión leve 41-59 (33-47 puntos)

Depresión moderada-severa ³ 60 (> 47 puntos)

Se ha cuestionado su validez de contenido, por el escaso peso que en la puntuación total tienen los síntomas psicológicos indicativos de alteración del estado de ánimo11 , y por la inespecificidad y el elevado peso relativo de los items de contenido somático12. Se ha señalado también su escasa sensibilidad al cambio en relación al tratamiento instaurado 3,13, así como su inadecuación para valorar cuadros depresivos cuando la intensidad de los síntomas es alta, ya que sólo tiene en cuenta la frecuencia y no la intensidad de los mismos14. No se considera una escala adecuada para detección de casos en población geriátrica15, en la que la escala de Yesavage (GDS) ofrece mejores índices psicométricos16,17. El elevado peso que tienen los síntomas somáticos en su puntuación total puede disminuir su capacidad discriminante en pacientes con enfermedad física 18,19. Tampoco valora adecuadamente algunos síntomas presentes en depresiones atípicas, como la hiperfagia o la hipersomnia.

La existencia de un doble sistema de puntuación, que se refleja en la bibliografía de forma indistinta7,10 y, sobre todo, la falta de estandarización de los puntos de corte dificulta la comparabilidad de resultados y limita su utilidad tanto en la tipificación de intensidad / gravedad, como para la detección de casos.

PROPIEDADES PSICOMÉTRICAS

Fiabilidad:
Los índices de fiabilidad son buenos (índices de 0,70-0,80 en la fiabilidad dos mitades, índice a de Cronbach entre 0,79 y 0,92) 6,20.

Validez:
Los índices de correlación con otras escalas (escala de depresión de Hamilton, inventario de depresión de Beck) y con el juicio clínico global oscilan entre 0.50 y 0.80 3,6,18,20. Informa sobre la presencia y severidad de la sintomatología depresiva, y es sensible a los cambios en el estado clínico 3,21. La puntuación total no correlaciona significativamente con edad, sexo, estado civil, nivel educacional, económico ni inteligencia.

Si bien esta escala no fue diseñada para cribaje, si muestra unos aceptables índices de sensibilidad (85 %) y especificidad (75%) cuando se aplica para detección de casos en población clínica o en población general 1, y ha sido ampliamente utilizada con esta finalidad.

En población geriátrica disminuye su validez, tanto para cuantificar la intensidad / gravedad de la depresión22, como a efectos de cribado o detección de casos 16, debido al elevado peso relativo que tienen los síntomas somáticos en el puntaje total. Orientadas más hacia el paciente geriátrico, se han desarrollado versiones abreviadas23-24, con menor peso de los síntomas somáticos, que han tenido una difusión muy limitada.

BIBLIOGRAFIA

Original:
Zung WW. A self rating depression scale. Arch Gen Psychiatr 1965; 12: 63-70.

Validación:
Conde V, Escribá JA, Izquierdo J. Evaluación estadística y adaptación castellana de la escala autoaplicada para la depresión de Zung. Arch Neurobiol 1970; 33: 185-206.

Conde V, Escribá JA, Izquierdo J. Evaluación estadística y adaptación castellana de la escala autoaplicada para la depresión de Zung. Arch Neurobiol 1970; 33: 281-303.

Documentación:
Conde V, Esteban T, Useros E. Evaluación crítica de la SDS (Self-rating Depression Scale) de Zung: experiencia propia y revisión de la literatura. Rev Psicol Gen Aplic 1976; 43: 842-857.

Lopez VC, Esteban T. Validez de la Escala Autoaplicada de Depresión de Zung. Arch Neurobiol 1975; 38: 225-246.

American Psychiatric Association. Handbook of Psychiatric Measures. Washington, 2000.

Hedlung JL, Vieweg BW. The Zung Self Rating Depression Scale: a comprehensive review. J Operat Psychiatr 1979; 10: 51-64.

Zung WW. Zung Self-Rating Depression Scale and Depression Status Inventory. En: Sartorious N, Ban TA (eds.). Assessment of depression. Berlin: Springer-Verlag y W.H.O, 1986; 221-231.

Adicional:
1.- Mulrow CD, Williams JW, Gerety MB et al. Case-finding instruments for depression in primary care settings. Ann Intern Med 1995; 122: 913-921.

2.- Conde V, Franch J. Escalas de evaluación comportamental para la cuantificación de la sintomatología psicopatológica en los transtornos angustiosos y depresivos. Madrid: Upjohn, 1984. p 62-76.

3.- .- Hamilton M, Shapiro CM. Depression. En: Peck DF, Shapiro CM (eds). Measuring human problems. New York: Wiley, 1990; p. 27, 37.

4.- Bech P. The Bech, Hamilton and Zung scales for mood disorders: screening and listening: a twenty years update with reference to DSM-IV and ICD-10. 2nd edition. Berlin Heidelberg: Springer, 1996. P 35-42.

5.- Magruder-Habib K, Zung WW, Feussner JR. Improving physicians recognition and treatment of depression in general medical care: results from a randomized clinical trial. Med Care, 1990; 28: 239-250.

6.- Vázquez C, Jiménez F. Depresión y manía. En: Bulbena A, Berrios G, Fernández de Larrinoa P (eds). Medición clínica en psiquiatría y psicología. Barcelona: Masson S.A. 2000; p 271-272.

7.- Rispau A, Soler M, García A et al. Factores de riesgo asociados al consumo de antidepresivos. Aten Primaria 1998; 22: 440-443.

8.- Seva-Diaz A. La depresión y su evaluación. En: Rabassa B (ed). Estudio sociológico “libro blanco”: la depresión en España. Madrid: Gabinete de Estudios Sociológicos Bernard Krief. Lederle eds., 1982; p 75-84.

9.- Seva A. y cols. El alma del asfalto. La salud mental en la población urbana de Zaragoza. Zaragoza: Universidad de Zaragoza y Ayuntamiento de Zaragoza, 1983; p 242

10.- Pastor JF, Morales M, Llopis A et al. Prevalencia y grado de depresión en los pacientes con artritis reumatoide. Med Clin 1998; 111: 361-366.

11.- Faravelli C, Albanesi G, Poli E. Assessment of depression: a comparison of rating scales. J Affect Disord 1986; 11: 245-253.

12.- Snaith RP. The concepts of mild depression. Br J Psychiatry 1987; 150: 387-393.

13.- Marder SR. Escalas de calificación psiquiátrica. En: Kaplan HI, Sadock BJ (eds.). Tratado de psiquiatria / VI. 2 ed. Buenos Aires: Intermédica Editorial, 1997. Vol I, p 581.

14.- Biggs JT, Wylie CT, Ziegler V. Validity of the Zung Self-rating Depression Scale. Br J Psychiatr 1978; 132: 381-385.

15.- Burns A, Lawlor B, Craig S. Assessment scales in old age psychiatry. London: Martín Dunitz Ltd 1999; p 252.

16.- Okimoto JT, Barnes RF, Veith RC et al. Screening for depression in geriatric medical patients. Am J Psychiatry 1982; 139: 799-802.

17.- Van Marwijk H, Hoeksema HL, Hermans JO, et al. Prevalence of depressive symptoms and depressive disorder in Primary Care patients over 65 years of age. Family Practice 1994; 11: 80-84.

18.- Steiz R. Five psychological measures of neurotic depression. A correlation study. J Clin Psychol 1970; 26: 504-505.

19.- Franco MD, Antequera R, Sanmartín A. Problemas de evaluación en transtornos del humor. En: Roca M. ed. Transtornos del humor. Madrid: Ed Médica Panamericana S.A., 1999; p 298-301.

20.- Conde V, Esteban T. Fiabilidad de la S.D.S. (Self-Rating Depresión Scale) de Zung. Rev Psicol Gen Aplic 1975; 30: 903-913.

21.- Feightner JW, Worrall G. Early detection of depression by primary care physicians. Can Med Assoc J 1990; 142: 1215-1220.

22.- Cohen CI, Crosby M, Zeman D. The role of labelling processes in assessment of geriatric depression. Int J Geriatric Psychiatry 1988; 3: 209-217.

23.- Tucker MA, Ogle SJ, Davison JG, et al. Development of a brief screening test for depression in the elderly. J Clin Exp Gerontol 1986; 8: 173-190.

24.- Hulstijn EM, Deelman BG, de Graaf A et al. The Zung-12: a questionnaire for depression in the elderly. Tijdschr Gerontol Geriatr 1992; 23: 85-93.

 


Ultima actualización: Thu 27th 2014f November 2014 por Diseño Web Rednodo.com

*